Photo by Christopher Campbell on Unsplash

Ese momento mágico cuando vives en un país extranjero

Como ya comenté en entradas anteriores, aprender inglés fue una de las principales batallas a las que me enfrenté en mi camino hacia el debut -que nunca llegó- en la liga inglesa. Fue una batalla diferente a lo que se entiende como tal comúnmente; al principio la ansiedad por aprender aspectos específicos del idioma me…

La obsesión de los ingleses por el pan de ajo #Southampton

Cuando en el año 2001 fiché por el Southampton tuve que buscar una serie lugares habituales para cubrir mis ratos de ocio. Las discotecas las fui descubriendo gracias a los compañeros, el centro comercial era inevitable, pero los restaurantes me costaban. Para eso soy bastante rata. A pesar de tener un presupuesto holgado, no me…

Mollerussa

A los 14 años, mi comportamiento -dentro y fuera del campo- era más que correcto, eso no quiere decir que alguna vez cometiera algún error típico de la edad y las circunstancias. Pues un día mi primo -que era mi representante- me echó una  bronca por algo que había hecho dentro del campo, no recuerdo…

No me gustaba regalar camisetas con mi nombre a mis amigos

Cuando uno sueña con ser futbolista profesional espera ver aficionados con su dorsal paseando por el centro comercial. Yo no era diferente a cualquier otro chico de 19 años, pero era consciente de que empezaba en un club (Southampton FC) nuevo para mí en el que nadie me conocía -aun así durante la primera semana…

Con 19 años despedí a mi profesora de inglés en Southampton

Con la nueva profesora sufría aprendiendo inglés. No porque ella fuese mala, sino porque parecía una maestra de película. Llevaba en el equipo (Southampton FC) desde agosto y aún no había debutado… ¡Ni me había sentado en el banquillo! En mi cabeza solo había una cosa: jugar. Las clases de inglés me molestaban, no me dejaban concentrarme…

La nueva profe de inglés me pilló por sorpresa

Apenas llevaba unas semanas con la profesora de inglés particular -llamémosla Andrea- cuando empezaba a notar una ligera, mejoría en mi limitado dominio del inglés. Venía un par de veces a la semana y me dejaba suficiente faena para que los días no se hicieran tan largos. Por el mes de octubre, en Southampton, la noche asomaba a eso…