Los Chicos De La Resi

Todo el mundo conoce a los chicos de la Masia del FC Barcelona pero en la ciudad hay otra Masia en versión perica: La Residencia del Espanyol. En mi etapa como ‘espanyolista’, estos chicos, de entre 14 y 18 años, se alojaban en un piso de la calle Gran de Gràcia. Los chicos de la Resi, como les llamábamos, eran escogidos desde todos los puntos de España con la intención de convertirlos en profesionales del primer equipo. En edad adolescente estos muchachos dejaban sus hogares con la ilusión de cumplir un sueño: ser futbolistas de élite. Durante mi etapa(1996-2001) pocos fueron los casos de adaptación absoluta por parte de los jugadores dentro del terreno de juego. Por algún motivo relacionado a la movilidad geográfica, pocos pudieron demostrar al 100% quienes eran dentro del terreno de juego.
Raras veces nos paramos a pensar en el impacto emocional que puede suponer para un jugador mudarse de una ciudad a otra. El cambio es más que notable cuando se pasa de una ciudad pequeña, o pueblo,a una gran ciudad como lo es Barcelona. La voluntad y la disciplina que requiere seguir estudiando es grande, especialmente cuando no se tiene encima la alargada sombra de los padres alumbrando al camino que llevará a los chicos a conseguir los objetivos básicos de un adolescente en edad de formación intelectual. El club, por supuesto, tiene personal cualificado para hacer mas llevadera esta etapa de las promesas. Pero no era la misma autoridad que pueden tener los padres por mucho que se esfuercen estos cuidadores.
Hay que tener que un jugador de 15 años para llegar al primer equipo le pueden quedar unos 4 años como mínimo. Debe dar vértigo solo de pensar que van a estar en un nuevo entorno durante tanto tiempo si quieren conseguir sus objetivos. Más de uno se ha alegrado cuando le han echado…¡Se va a su casa!
Los autóctonos teníamos ventaja respecto a los ‘Los Chicos De La Resi’ ya que luchábamos por nuestros sueños durmiendo en nuestras casas, saliendo con nuestros amigos de siempre y comiendo con nuestras familias. De algún modo, salvando o las distancias, les relaciono con la situación de los inmigrantes que llegan a un país, sin apenas contactos y con una clara desigualdad respecto “los de casa”. Evidentemente que estaban más cubiertos en todos los aspectos pero debe haber un hilo de conexión en el que ambos inmigrantes sientan un desarraigo que durante las noches les haga sentir solos y abandonados. También la presión de volver a casa con algún éxito es común ambos casos. Dentro del terreno de juego la adaptación era más natural pero hay que resaltar que ‘Los Chicos De La Resi’ pasaban más horas en clase que en el terreno de juego(malísimos terrenos de juego en aquella época). Tenían que adaptarse al catalán en una edad bastante rebelde. No sé si alguien les felicitaba por tan tremendo esfuerzo. No es una crítica, tan solo es un dato objetivo que las familias ya sabían antes de tomar la decisión de emprender el viaje.
El éxito de estos chicos yo no lo mediría por el nivel futbolístico alcanzado ni por los años de permanencia en el club, más bien apuntaría como éxito el mero hecho de haber salido del cascarón familiar en la etapa de los granos en la frente y los noviazgos apasionados para hacer la mili futbolísitca voluntaria. Fracasar para ellos podría ser no dar el paso y lamentarse durante todas sus vidas. En cualquier caso, quedarse en casa es una decisión totalmente respetable.

LO QUE ME ENSEÑARON LOS CHICOS DE LA RESI
Desde mi primer contacto con ellos a la edad de 14 años traté de ser lo más cordial posible con ellos para que no se sintieran menos que nosotros. No era fácil porque muchos sentían un complejo de inferioridad que no era atribuido a la calidad futbolistíca sino al desarraigo que sentían al estar en un entorno diferente al que estaban acostumbrados. Por algún motivo sentía la necesidad de naturalizar su estancia en el club. Me hubiese gustado llevarles a mi entorno pero nunca tuve costumbre de mezclar a mis amigos de toda la vida con los del fútbol, se hubiesen aburrido en el Jamboree (discoteca música negra), aunque alguno si pudo disfrutar. Por suerte otros compañeros si les ayudaron a integrarse en la ciudad. Con el tiempo me di cuenta cuanto se agradece no se sentirse solo al llegar a un equipo.¿Cómo se hace esto? Pues tan sencillo como no permitir que uno de los nuevos se quede sin pareja en los ejercicios de entreno. Si uno de los nuevos acaba estira con el preparador físico duarnte los estiramientos en pareja, el equipo está fallando.
No recuerdo a ninguno de ‘Los Chicos De La Resi’ con un carácter malo.No sé si fue debido a una humildad excesiva causada por la nueva situación o porque el club buscaba ese carácter. Lo que tengo claro es que para triunfar en el mundo del fútbol es necesario un porcentaje de egolatría más elevado que el que yo vi en mis compañeros foráneos (punto a su favor), el ego es el motor del deporte profesional por eso cuando un jugador muestra un atisbo de humildad los medios hacen propaganda de ello. Ellos me enseñaron sin saberlo que el éxito es dejar huella en el corazón de las personas que han compartido un tiempo contigo.

Anuncios

5 comentarios en “Los Chicos De La Resi

  1. Totalmente de acuerdo amigo!!! cuando pasan los años y piensas en aquella época, te das cuenta de lo importante que han sido esos años y experiencias vividas, también estoy de acuerdo en lo que dices del porcentaje de egolatría, el mío creo que es una caso evidente, además de la falta de velocidad y algunas cosillas más…(jajaja), también reconozco y me gusta el hecho de que muchas veces me vienen recuerdos de esa época y siempre acabo con una sonrisa en la boca, mucha gente me dice si le guardo rencor a alguien y siempre digo que estaré eternamente agradecido por las cosas que pude vivir y la gente que pude conocer, entre ellos claro está “mi amigo Jacinto”. Un abrazo grande!!!

    • De Haro!!!!! Que grande volver a saber de ti, igual que Jacinto fuiste un gran compañero, y ahora leyendo tus linias me viene innumerables recuerdos del año juntos.
      Después de tantos años recordar aquellos momentos, gracias a los artículos de Jacinto es muy gratificante saber que la gente que estuvo en esos momentos también disfrutaba, y que recuerda con cariño esos tiempos pasados.
      Un abrazo compañero

      • Hola Iván!!! yo también me alegro muchísimo de “verte” por aquí!!! espero que la vida nos de la oportunidad de volver a coincidir!!! un abrazo amigo!!!

  2. Hola Pericos!!!
    Gran articulo Jacinto!
    Que recuerdos! Y todos buenos! solo trato de acordame de estos… Mi primer año en Barcelona fue muy duro y con “mi familia” de la residencia y mis compañeros de equipo (alguno me lavaba la ropa más delicada) pude ser feliz! De todo aprendes y de ese tipo de experiencias aún más! Lástima q el tiempo y la distancia no nos permita estar más en contacto!
    Solo decir que guardo gran recuerdo de todos! Ereamos una buena BANDA!
    Abrazo a todos desde England!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s