Dejar el fútbol para trabajar (V)

Octubre 2008 Después de mi aventura como tripulante de trenes en Wagon Lits estuve cerca de un mes buscando trabajo a un ritmo menor que durante los meses anteriores. Como cada mañana ojeaba la prensa gratuita que reparten en la calle y la convencional en la biblioteca además de consultar la revista emprendedores de cualquier mes. Un día encontré un curioso anuncio en el que buscaban gente amable para trabajar en una nueva tienda con un concepto diferente.

Una de las premisas para acceder a la entrevista era, además del curriculum, enviar un video corto explicando porque deberías ser contratado.Esto me daba puntos extras y yo lo sabía perfectamente así que lo aproveché. Una vez dentro del grupo seleccionado realizamos un período de formación de 2 semanas en un céntrico hotel de Barcelona. Nos trataron como reyes, la hora del desayuno era épica, había todo tipo de pastas, café , zumo y agua. Pero lo mejor fue que nos formaron los integrantes de la compañía de teatro Improshow. Fue una experiencia para guardar en la memoria y, a ser posible, la aplicaré en un futuro. Sin duda la mejor pretemporada de la historia.

Durante las dos semanas siguientes tras la formación, la primera quincena de noviembre, nos dedicamos a dar forma a la tienda, colocamos productos, pisamos el terreno que iba a ser nuestro hogar. El trabajo era en cadena y la verdad que de este modo fue más fácil conocer a los compañeros, algo importante porque hay que tener en cuenta que era una tienda de 4 plantas y no era fácil coincidir con los compañeros.

La tienda se llamaba “Dows: la tienda amable” y vendíamos tecnología. Una de las partes más positivas fue conocer a compañeros tan diferentes pero con algo en común: hacer las cosas bienmente diferente. Abrimos en plena campaña de Navidad y la cosa iba sobre ruedas. se vendía de todo, ya sabéis como es la gente, los hay que compran una televisión cada año. Para estas cosa siempre hay dinero y si estamos en la Diagonal, más.

La cuesta de enero de 2009 fue brutal; a pesar de seguir vendiendo no llegábamos a los objetivos que requería un negocio de tal magnitud. Queríamos competir con Mediamarkt y FNAC.  Esta disminución de ventas nos hizo pasar de se ser “La tienda a amable” a ser  “#Tevendoloquesea”. La amabilidad cada vez era brillaba más por su ausencia, la presión de los jefes no ayudaban a la tranquilidad de algunos empleados; en mi caso estaba muy tranquilo, recuerda que he estado en 4 equipos donde he sobrevivido sin cobrar mínimo de tres meses. Cada semana habían despidos, la gente se asustaba.

Yo de algún modo me sentí defraudado por el vuelco que había dado la filosofía de la empresa pero entiendo que los que más responsabilidad tenían no fuesen los mismos, era mucho el dinero en juego. Las ventas eran la base,todo lo demás era secundario. Aunque los clientes que venían lo hacían más por la atención que por precios ya que no eramos baratos. Cada semana era consciente que mi puesto podía peligrar, como limpiador de polvo salía bastante caro.

Un miércoles cualquiera me llamaron al despacho para decirme que mi rendimiento había bajado, que no era el esperado. Lo acepté porque hice lo que pude, intentar vender a los pocos que entraban.

De la experiencia en Dows  he sacado amistades y conocer algo de la psicología de los compradores. El modelo de negocio era atractivo; resaltar el trato humano en ambiente tecnológico, pero era 2008 y los hermanos Lehman reventaron la banca.

Hasta el momento, esto de “Dejar el fútbol para trabajar”  no dejaba de ser un camino de rosas . En el momento que las cosas empezaron a ir a peor fue un error ponerse nerviosos y echar gente de manera masiva para contratar a menor precio. Desde mi punto de vista se debió apostar por lo que se había comenzado, no puedes derrumbar la torre cuando sopla el primer viento fuerte de la temporada. Hay que reconocer que crear ese proyecto en 2008 fue la clave del suicidio pero, gracias por confiar en mi.

Un día me preguntó el jefe de tienda ¿por qué no has seguido jugando a fútbol? estarías mejor?  Yo le dije de broma (iba en serio) Si vais  a montar un equipo contar conmigo. Tanto ESADE para hacer preguntas tan estúpidas.

El fin de Dows

Te puede interesar :

No dejes de leer Dejar el Fútbol Para Trabajar,1 2,3,4

 

Anuncios

Un comentario en “Dejar el fútbol para trabajar (V)

  1. Pingback: Cualquier futbolista te puede enseñar a superar el síndrome post vacacional | CRUZADOS ROTOS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s