DEJAR EL FÚTBOL PARA TRABAJAR (III)

Ya hablé  hace unos días de mis inicios a la hora de buscar trabajo, de eso solo hace 2 años pero dan mucho de sí. Si no recuerdo mal mi primer trabajo fue como comercial de Thermomix. Descubrí la posibilidad de “trabajar” con ellas (por que todas eran mujeres). Me llamó la atención  el cartel de la oficina en la calle Tenor Massini que decía   “¿ QUIERES SER COMERCIAL DE THERMOMIX? ” .No lo dudé ya que por las mañanas estaba libre (por la tarde tenía entrenamiento en el Ricoh Premià) era una buena manera de aprovechar el tiempo. Me gustó como me recibieron, me citaron para que asista a una clase de cocina y conocer la máquina.Me convenció. Me parece un “juguetito” muy valido aunque muy caro, en su momento no me parecía tan caro, al principio lo utilizaba mucho,¡Incluso me hacía mi propio pan! Sí ,estaba muy motivado. Después de un pequeño curso de formación me dí cuenta de que la quería para mí pero venderla era una tarea complicada.Solo le vendí una a mi hermana y está contenta con la compra. Me hice flyers para conseguir clientes,escuchaba audios sobre técnicas de venta,  hice un par de demostraciones a conocidos pero nunca tuve la posibilidad de vender la máquina. Un hombre vendiendo Thermomix no es muy rentable. Recuerdo que buscaba en el ordenador restaurantes y bares que pudieran estar interesados, llamaba e intentaba conseguir una visita. Es muy difícil vender algo tan costoso cuando nadie te lo ha pedido. Al principio me daba vergüenza pero cada vez escuchar una respuesta negativa se hacía menos doloroso.  Gracias a esta experiencia aprendí bastante sobre las amas de casa, saben más de lo que nos creemos. Me introduje en el mundillo del marketing comercial conociendo la existencia de varias técnicas de venta y sobretodo aprendí a aprender.

Anuncios

3 comentarios en “DEJAR EL FÚTBOL PARA TRABAJAR (III)

  1. Estoy deseando que llegues al capítulo en el que cuentas dónde trabajas ahora y del cabrón que te dejó dos horas esperando en un banco de madera a la espera de ser recibido por el director. Desde a aquel día hasta hoy mismo estoy seguro que ya tienes un montón de cosas que contar.

    Un abrazo muy fuerte

  2. Pingback: ¿Echas de menos el fútbol?No, echo de menos el tiempo « CRUZADOS ROTOS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s